Canal Noticias

Tres nuevas ofertas de empleo localizadas (Logroño,Ciudad Real y Bilbao)

nueva oferta de empleo

 Puesto Psicólogo Residencia
 Empresa y ciudad Caser Residencial (Logroño)
 Descripción -Se ofrece contrato de trabajo a Media Jornada (preferible jornada de tarde

Diplomatura / Grado en Psicología

Al menos un año de experiencia previa en puesto similar

Valorable formación específica en geriatría o neuropsicología

 Fuente e inscripciones indeed.es

 

 Puesto Psicólogo sector dependencia
 Empresa y ciudad Daimiel, Ciudad Real
Descripción   Contrato Temporal por cuenta ajena de INTERINIDAD SIN posibilidad de prórroga o conversión a indefinido. JORNADA DE TRABAJO A TIEMPO COMPLETO

Titulación exigida: Licenciatura en Psicología o Grado en Psicología.

Se requiere: 6 meses de experiencia.

 Fuente e inscripciones Fuente: Ayuntamiento de Miguelturra

Las personas interesadas en esta oferta y que cumplan con los requisitos exigidos, pueden enviar su currículo a s.daimiel@sergesa.com hasta el 23 de agosto de 2018.

 

 Puesto Psicólogo / neuropsicólogo
 Empresa y ciudad Bilbao (Bizkaia)
Descripción  PSICÓLOGA/O, PARA ATENCIÓN ESPECIALIZADA. PROGRAMAS DE MEJORA DE CAPACIDADES COGNITIVAS, PSICOAFECTIVAS. VALORACIONES. ATENCIÓN FAMILIAR… IMPRESCINDIBLE, GRADO EN PSICOLOGÍA, ESPECIALIDAD SANITARIA MJA. NEUROPSICOLOGÍA. EXPERIENCIA EN CENTROS GERONTOLÓGICOS Y EN INTERVENCIONES INDIVIDUALES Y GRUPALES Y EN SU DISEÑO. CONTRATO DE INTERINIDAD DE 6 MESES.
 Fuente e inscripciones Fuente: Lanbide.net
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailMeneameCompartir

Oportunidades de empleo para psicogerontólogos en La Rioja y Vizcaya

se busca psicogerontologo

 Puesto Psicólogo/a
 Empresa y ciudad Residencia Tercera Edad en La Rioja
Descripción   Jornada Completa

Funciones:

  • Realizar una valoración inicial de las funciones cognitivas, afectivas y sociales de cada residente que ingresa en el centro y realizar su seguimiento.
  • Suministrar información al resto de profesionales sobre la evolución del residente y dar apoyo psicológico a sus familiares
  • Anotar la información referente al área psicosocial en el historial del residente
  • Realizar nuevas valoraciones cuando se considere necesario para evaluar el nivel de deterioro de las funciones cognitivas, afectivas y sociales de los residentes.
  • Realizar las acciones necesarias para la resolución de conflictos (problemas de convivencia, inadaptación, etc.)  que afecten a los residentes
  • Informar a los familiares sobre el estado psicológico del residente y su evolución.

 

 

 Inscripciones

 

Puesto Psicólogo/a
 Empresa y ciudad Residencia Tercera Edad en Balmaseda (Vizcaya)
Descripción   15 h/semana

1 año de duración

Horario de mañana

Incorporación inmediata

Se valorará experiencia previa en residencia y nivel de euskera.

Funciones:

  •  Evaluar, diagnosticar y valorar aspectos de inteligencia, personalidad y aptitudes de los usuarios del Centro.
  • Explorar, diagnosticar y valorar las habilidades de adaptación con el entorno así como posibles aspectos psicopatológicos si los hubiera.
  • Realizar intervenciones en los usuarios-as, revisando de forma periódica los planes de intervención.
  • Coordinar, elaborar y realizar seguimiento del programa de tratamiento dependiente de su especialidad a llevar a cabo en colaboración con el equipo multiprofesional, de carácter individual y grupal, familiar e institución.
  • Programar e implementar las acciones y estrategias personalizadas de intervención psicológica.
  • Realizar seguimiento psicosocial de los usuarios-as mediante evaluaciones mensuales que deberán constar en su expediente.
  • Participar en Juntas y sesiones de trabajo para el establecimiento y seguimiento de los programas de Atención por el equipo multiprofesional del Centro.
  • Gestionar de los talleres de estimulación cognitiva.
  • Apoyar a las familias en el ámbito socioeducativo para la mejora de las conductas y capacidades de los usuarios-as.
  • Realizar todas aquellas actividades que se le pidan de acuerdo con su titulación y profesión.
  • Participar en grupos de seguimiento y junta técnica.
 Inscripciones

 


Oportunidades de empleo en Barcelona y Madrid

oferta empleo

 

 Puesto Psicólogo/a
 Empresa y ciudad Residencial Bacumar

(Barcelona)

Descripción  Psicólogo/a – Barcelona, Barcelona provincia – Indeed.es

Jornada de 5 horas semanales, repartidas en dos días:

Martes y Jueves de 16:00 a 18:30.

Imprescindible máster en psicología general sanitaria, geriatría o gerontología.

Tipo de puesto: Temporal

 Inscripciones

 

Puesto  Coordinador de Teleasistencia
 Empresa y ciudad Atenzia (Madrid
Descripción  Experiencia mínima de al menos 1 año en servicios sociales, preferentemente dirigidos a personas mayores y/o dependientes.Muy valorable la experiencia previa en visita domiciliaria.

Titulación Universitaria de Orientación Social (Trabajo social o terapia ocupacional.

Disponibilidad para trabajar tanto en turno de tarde como de mañana de L a D.

Imprescindible permiso de conducir B.

Oferta de empleo: Coordinador/a teleasistencia en Madrid – Bolsa trabajo InfoJobs

La persona seleccionada se responsabilizará de la realización de visitas domiciliarias a los usuarios para altas y seguimiento de los mismos, a fin de asegurarse de su satisfacción y correcta utilización del servicio. Asimismo, se encargará de llevar el seguimiento, control y actualización de los datos en los expedientes de dichos usuarios.
También dará apoyo a la supervisión del correcto funcionamiento de los dispositivos de teleasistencia.
Puesto a jornada parcial.

 Fuente e inscripciones  Infojobs.net

 


“La soledad que no siempre es una mala compañía”, articulo de La Vanguardia, con reflexiones de Ana María González Jiménez, actual presidenta de la A.E.P.G.

El artículo “La soledad que no siempre es una mala compañía” publicado en La Vanguardia, cuenta con las aportaciones de Ana María González Jiménez, la actual presidenta de la A.E.P.G.

(La Vanguardia, 28 de Enero de 2018)

la vanguardia logo

Desde la A.P.E.G, Ana María González Jiménez, psicogerontóloga y presidenta de la Junta Directiva comparte una reflexión más profunda sobre la realidad de la soledad en las personas mayores y las repercusiones psicológicas que esto conlleva.

soledad

La soledad es un sentimiento, una reflexión consciente sobre la situación personal y supone una vivencia multidimensional experimentada por la persona de forma independiente a encontrarse físicamente solo. Por tanto, debemos diferenciar la soledad objetiva (relacionado con estar solo), que puede ser permanente o temporal, de la soledad subjetiva (sentirse solo) en cuyo caso se trata de un sentimiento desagradable al no ser deseado. Así, en cuanto a la valencia emocional de la experiencia, existen incluso diferencias significativas entre la soledad esperada en etapas de la vida como tras la jubilación, y la soledad no planificada que se experimenta tras la pérdida del cónyuge y que supone una vivencia dolorosa.

De forma general, el deterioro de las relaciones familiares y la menor participación en actividades placenteras han sido relacionadas como las principales causas para la aparición del sentimiento de soledad subjetiva.  En este sentido, la pérdida de autonomía facilita el descenso de la participación en actividades sociales y/o individuales gratificantes. Por tanto, las acciones principalmente deben ir encaminadas, por un lado a concienciar sobre la importancia de mantener relaciones interpersonales estrechas a lo largo de la vida que proporcionen una red de apoyo estable y segura, y a facilitarlas por parte de los diversos agentes sociales cuando no se dispone de ella. Por otro, encaminadas a promocionar la participación social de las personas mayores en actividades gratificantes que sean incompatibles con los pensamientos negativos asociados a la soledad subjetiva.

Durante el envejecimiento acontecen una serie de cambios biopsicosociales entre los que se experimentan tanto pérdidas como ganancias pero que en última instancia se constituyen en amplias diferencias individuales significativamente influenciadas por el estilo de vida personal, como evidencian multitud de investigaciones. Por eso se encuentra actualmente tan extendida la filosofía del envejecimiento activo y el desarrollo de acciones dirigidas a su promoción y aplicación. No obstante, en la esfera social, los estudios señalan que las personas mayores son más selectivas en las relaciones interpersonales que valoran como más estrechas y más gratificantes, siendo éstas principalmente las mantenidas con los familiares, especialmente con los nietos y los hijos. Esto, sin duda, suele implicar la reducción de la red de apoyo percibida.

El significado que la persona atribuye a sentirse en soledad varía de unas personas a otras, ya que algunas la definen como sentimiento de tristeza y vacío, otras a no disponer de nadie a quien pedir ayuda y otros la relacionan con la pérdida de un ser querido. Este significado condicionará la forma de manifestar el sentimiento de soledad pero con mayor probabilidad serán personas que no participarán en actividades sociales, se mostrarán más pasivas en las actividades diarias, mostrarán un aspecto físico más descuidado, desarrollarán estilos de alimentación que desemboquen en deficiencias nutricionales, reducirán el número de consultas por motivos de salud, etc.

A pesar de que en las encuestas se evidencia que la sociedad actual reconoce a las personas mayores que viven solas como colectivo que debería estar más protegido y se muestra ampliamente partidaria a que las administraciones publicas desarrollen acciones que les protejan, la soledad de las personas mayores sigue siendo un problema in crescendo. El número de personas mayores de 65 años que viven solas en España ha aumentado hasta un 26% con respecto a hace 10 años, siendo actualmente más de 1.800.000 personas. A su vez es alarmante el aumento de los casos de personas de más de 85 años. El primer paso para hacerle frente comienza por visibilizar y concienciar sobre su existencia como un problema social real con implicaciones dramáticas para quien la padece, cuyo abordaje, en mayor o menor medida es responsabilidad de cada uno de nosotros. Nuestro actual estilo de vida más individualista nos dificulta mantener esa cercanía con nuestro entorno más inmediato, estar en alerta ante posibles casos y servir como red de apoyo para quien puede estar necesitándolo en silencio.

Con cierta periodicidad se realizan campañas de concienciación sobre esta realidad que se difunden a través de los diferentes medios de comunicación y se promocionan la importancia de mantener relaciones interpersonales a lo largo de la vida y de contribuir a través del voluntariado a reducir el número de personas que se encuentran en soledad. En este sentido es muy importante el trabajo que desempeñan asociaciones como la que realizan la Fundación Amigos de los Mayores.

Nuestro actual estilo de vida, que prioriza las necesidades y metas individuales y la imagen negativa que aún persiste sobre la vejez no contribuyen favorablemente, si no que dificultan, que las personas mayores sean integradas en la vida social.

En los periodos vacacionales como Navidad o en los meses de verano, debido a los desplazamientos de familiares y del entorno más cercano, las personas mayores son más vulnerables a sentirse solos. Por este motivo en estas épocas se duplican los esfuerzos para visibilizar y atender a los casos que sufren de soledad.

Cuando la persona mayor dispone de una red social de protección, las necesidades financieras y la gestión de los recursos económicos son permanentemente supervisadas. Si estas dificultades aparecen, su red de protección puede brindarles el asesoramiento y el apoyo económico que necesiten. Sin embargo, las personas sin red de protección tendrán con mayor probabilidad escasez de recursos y esto, a su vez, seguramente les hará sentirse aún más solos.

Previsiblemente el número de personas mayores que vivirán solas en las próximas décadas seguirá en aumento. Esto no implica que necesariamente se sientan solas. Por el contrario, en nuestras manos esta establecer y mantener relaciones interpersonales estrechas durante toda la vida, cuidar las relaciones con nuestros familiares y nuestro entorno más cercano e implicarnos en actividades sociales gratificantes (por ejemplo, a través del asociacionismo) que nos mantengan integrados en la sociedad.

En la actualidad, el servicio de teleasistencia, es un recurso utilizado de forma frecuente que posibilita que las personas mayores dependientes puedan contactar de forma inmediata con un agente en caso de emergencia, además de proporcionar un seguimiento permanente e intervenir si es necesario. En materia de recursos dirigidos a personas dependientes es imprescindible mencionar el Servicio de Prevención y Autonomía Personal de Atención a la Dependencia (SEPAD) cuyos muchos de sus dispositivos se encuentran en zonas rurales aisladas con escasez de población y de recursos (por ejemplo, en Castilla La Mancha) por lo que permiten a sus usuarios mantener contacto social con su entorno, además de beneficiarse de las actividades de promoción de la autonomía y prevención de la dependencia. El Sistema para la Autonomía y Atención a la dependencia (SAAD), dependiente del IMSERSO, es otro de los recursos que proporciona. En  el mes de Septiembre de 2017 se recogieron 1.684.673 solicitudes para las ayudas de este sistema, de la cuales han sido reconocidas como beneficiarias 1.239.043 personas, y en concreto en Catalunya se han reconocido 223.362 beneficiarios (de 301.722 solicitudes). Por otro lado, el respaldo institucional y el apoyo económico por parte de las administraciones públicas a las asociaciones dedicadas al colectivo son realmente imprescindibles para muchas de ellas para poder implementar diferentes programas de intervención. No obstante, todos los sistemas de protección y atención tienen sus carencias por lo que es necesario seguir reclamando mayores y mejores recursos socio económicos para las personas mayores dependientes y sus cuidadores.


Artículo "Aclaraciones sobre estimulación cognitiva y el papel del psicogerontólogo" de la actual presidenta de la A. E. P.G, Ana Mª González, para Geriatricarea

www_geriatricarea_com-041114Artículo “Aclaraciones sobre estimulación cognitiva y el papel del psicogerontólogo” de la actual presidenta de la A.E.P.G., Ana Mª González Jiménez para Geriatricarea, el portal para los profesionales del sector geriátrico.

Ana Profesional 2018

Ana María González Jiménez. actual presidenta de la Asociación Española de Psicogerontología

“Aclaraciones sobre estimulación cognitiva y el papel del psicogerontólogo”

(Geriatricarea, 27 de junio de 2018)

Actualmente el término “estimulación cognitiva” es ampliamente utilizado en el ámbito gerontológico sociosaniario, aunque no sólo en éste, siendo su abordaje obligatorio cuanto se trata el tema del envejecimiento activo. Al haber sido demostrados ampliamente sus beneficios, los centros de atención a personas mayores incluyen con frecuencia terapias de estimulación cognitiva dentro de los servicios terapéuticos que ofrecen a sus usuarios y/o residentes. Sin embargo, existe una significativa confusión con respecto al concepto, a los posibles objetivos de su utilización y a sus posibles intervenciones.

En primer lugar debemos reflexionar sobre lo que podemos y no podemos considerar estimulación cognitiva desde el punto de vista terapéutico. Constantemente recibimos estímulos a través de nuestros sentidos que nos conectan con el exterior (susurros, pitidos de vehículos, música de ambiente, etc.) e incluso desde nuestro interior (pensamientos, ruidos de nuestro estómago, etc.), algunos de cuales se reciben de forma pasiva, sin voluntariedad por parte de la persona, y otros requieren al menos cierta voluntariedad.

Cualquiera de estos estímulos que recibimos deben ser procesados por nuestro cerebro, produciéndose cambios bioquímicos en él, por lo que ciertamente suponen una estimulación para nuestro cerebro (y nuestro organismo al completo). Sin embargo, para que estos estímulos puedan ser considerados como estimulación cognitiva desde un punto de vista terapéutico deben estar enmarcados en un programa de intervención estructurado, con objetivos concretos definidos, siguiendo una metodología específica, guiados y supervisados por un profesional cualificado, etc. y por supuesto, deben haber sido demostrados sus beneficios científicamente.

En las revisiones de estudios realizadas sobre los beneficios de diversas terapias no farmacológicas en pacientes con demencia se han encontrado resultados positivos en la cognición de los participantes, mejorando en procesos atencionales, memoria, lenguaje y en cognición en general. Se observa también un menor deterioro de las actividades instrumentales de la vida diaria frente a otros pacientes que sólo reciben los cuidados normales. En cuanto a las alteraciones conductuales, se observa además una mejora en el control emocional, los problemas de conducta y las conductas disruptivas.

A pesar de la tendencia a generalizar, debemos partir del hecho de que no todas las personas mayores tienen las mismas necesidades cognitivas ya que éstas están estrechamente relacionadas con el estado cognitivo de la persona. Así, podemos estar frente a personas mayores con un excelente estado cognitivo, frente a otras que comienzan a experimentar ciertos déficits y otras con un proceso demencial ya instaurado. Por ello es imprescindible una evaluación cognitiva inicial, y de seguimiento, que nos permita establecer un plan de intervención individualizado a partir del cual intervenir.

Dependiendo de las necesidades cognitivas de los usuarios y/o residentes de los centros deberemos plantearnos objetivos de intervención diferentes:

  • Intervenciones de prevención del deterioro cognitivo: conjunto de acciones estructuradas dirigidas a evitar o retrasar la aparición de déficits cognitivos, es decir, para el mantenimiento de las capacidades cognitivas preservadas.
  • Intervenciones de rehabilitación cognitivas: conjunto de acciones estructuradas encaminadas a la recuperación de funciones cognitivas tras una lesión cerebral (tras un traumatismo craneoencefálico, un accidente cerebrovascular, etc.).
  • Intervenciones de entrenamiento: conjunto de acciones estructuradas encaminadas a la potenciación de las funciones cognitivas hasta un punto óptimo.

Los diferentes objetivos de estas intervenciones en ocasiones llevan consigo cierta confusión. Por ejemplo, es frecuente escuchar y/o leer el término rehabilitación cognitiva asociado a intervenciones dirigidas a personas con enfermedades neurodegenerativas (por ejemplo, la enfermedad tipo Alzheimer). Como su propio nombre sugiere, éstas enfermedades suponen la pérdida progresiva, irreversible (y hasta la fecha irremediable) de las funciones cognitivas (y finalmente también funcionales) de quien las padece, debido a la degeneración de sus neuronas. Por lo tanto, en este contexto no tiene sentido hablar de rehabilitación ya que desgraciadamente ninguna de nuestras acciones podrán rehabilitar las funciones alteradas.

En los centros gerontológicos, el psicogerontólogo planifica, ejecuta y evalúa los resultados de los programas de estimulación cognitiva ateniendo al plan integral individualizado de los usuarios y/o residentes. Dependiendo de los objetivos que persiguen, de la metodología que emplean, etc., las intervenciones que desarrolla el psicogerontólogo pueden ser: talleres de psicoestimulación, talleres de reminiscencia, terapia de orientación a la realidad, talleres de entrenamiento de la memoria, etc.

Recientemente están cogiendo fuerza otros tipos de intervenciones como las que utilizan las nuevas tecnologías (por ejemplo, la witerapia) o animales domésticos, entre otros. En cualquier caso, para que las intervenciones, sean del tipo que sean, repercutan positiva y significativamente en el funcionamiento cognitivo del residente y/o usuario (más allá del efecto placebo), es decir, para que resulten realmente beneficiosos, deben cumplir ciertos requisitos, entre otros: aplicarse en grupos reducidos, heterogéneos, establecerse con cierta regularidad, estar compuestos por ejercicios que exijan cierto esfuerzo para los participantes, etc.

Efectivamente, en la estimulación cognitiva no todo vale: para lograr los resultados deseados para el envejecimiento activo de las personas mayores, los profesionales deben emplear únicamente intervenciones que dispongan del suficiente respaldo científicos y someterlas a constantes revisiones para valorar su eficacia.

Ver articulo en Geriatricarea aquí


"Incorpora un psicogerontólogo a tu equipo" artículo de Clara Díaz Henche, vicepresidenta de la A.E.P.G"

QMAYOR-LOGO-BLANCO-Y-NEGRO

Artículo “Incorpora un psicogerontólogo a tu equipo” de la psicogerontóloga y actual vicepresidenta de la A.E.P.G, Clara Díaz Henche, publicado para Qmayor Magazine, el portal para los profesionales del sector geriátrico.

IMG_1096-crop

 

“Incorpora un psicogerontólogo a tu equipo” sobre el marco de “El rol del psicogerontólogo”

(Qmayor Magazine, 8 de Junio de 2018)

Diapositiva1

La Psicogerontología puede ser definida como una subdisciplina de la psicología que se ocupa del estudio del envejecimiento. Se utiliza el concepto de envejecimiento como un proceso que ocurre en el transcurso de la vida, y como tal se encuentra ligado al modelo del ciclo vital. Esta subdisciplina también contempla el concepto de vejez, atendiendo a las diferencias individuales atribuidas a la edad, así como a la aplicación de estos conocimientos para la mejora del bienestar de las personas mayores y sus cuidadores.

El psicogerontólogo será por tanto, el profesional que se encarga de promocionar la salud cognitiva y bienestar emocional en el proceso de envejecimiento.

Se pueden destacar diferentes sectores de intervención en el área psicogerontológica:

  • Población mayor.
  • Personal cuidador de población mayor.
  • Ambiente.

Diapositiva2

Ante casos de población mayor con una vejez sana o normalizada, desde la Psicogerontología cabe un tipo de intervención primaria centrado en la promoción de envejecimiento activo para retrasar o prevenir la aparición de patologías asociadas a la edad o problemas en el funcionamiento físico, psicológico o social.

Ante población mayor con patologías o niveles físicos, psicológicos y/o sociales no adecuados, el psicogerontólogo tiene una función de prevención secundaria y terciaria enfocado hacia la promoción del bienestar con el objetivo de detectar posibles patologías e intervenir sobre ellas desde un enfoque integrador.

Diapositiva3

Las personas mayores generalmente tienen una evolución normalizada en su ciclo de vida pero son un sector muy vulnerable ante la dependencia, y una proporción de ellos, en algún momento de sus vidas necesitarán asistencia y cuidados. Cuando esto ocurre son dos tipos de cuidadores los que suelen estar presentes:

  • Cuidadores formales: profesionales de muy diversas áreas cuyo trabajo consiste en asistir y rehabilitar a personas mayores, u otros trabajadores que se encuentran cerca o en contacto con ellos. Auxiliares de enfermería, médicos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas, enfermeros, trabajadores sociales, personal de administración en centros gerontológicos etc… El psicogerontólogo tiene como objetivo formar en el manejo psicológico y emocional a estos profesionales para optimizar sus intervenciones y mejorar la calidad de vida del mayor.
  • Cuidadores informales: frecuentemente familiares pero generalmente se refiere a cualquier persona a cargo del mayor dependiente y que lo realiza sin cualificación profesional. La intervención con el cuidador informal tiene como objetivo la satisfacción de necesidades detectadas y/o demandas planteadas a través de psicoeducación y apoyo emocional.

Diapositiva4

Los factores ambientales influyen en gran medida en la calidad de vida de las personas mayores. Un ambiente facilitador dotado de los recursos adecuados y equilibrados con respecto a las demandas proporcionará en mayor medida un ajuste y adaptación de la persona mayor y un aumento en su calidad de vida. Por el contrario, si estos recursos son insuficientes o inexistentes, o si la persona no dispone de los recursos personales necesarios para afrontar cambios, pueden aparecer consecuencias como estrés, baja autoestima o incluso síntomas depresivos.

El psicogerontólogo tiene como objetivo, por un lado evaluar el sistema ambiente-persona para determinar planes de intervención donde garantizar un equilibrio de recursos ante las necesidades que podrían aparecer, tanto de tipo ambiental como personal. Y por otro lado, cuando se ha producido un desajuste o inadaptación por parte del mayor, ya sea por causas ambientales o personales, intervenir valorando las necesidades y recursos disponibles para poder plantear una intervención orientada a la reorganización o modificación del ambiente y en el caso de ser necesario, una intervención personal para dotar de herramientas psicológicas con el fin de hacer frente a estas problemáticas o cambios.

Contextos de actuación y competencias:

Diapositiva5

Son muy diversos los ámbitos de actuación del psicogerontólogo porque así los son los posibles espacios donde tiene protagonismo el mayor. Dependiendo de a qué ámbito nos refiramos, las competencias del profesional varían.

Funciones de evaluación, intervención, apoyo emocional, elaboración e implantación de programas psicoeducativos y de prevención, asesoramiento, terapia, consultoría, formación, elaboración de informes, mediación familiar, charlas, actuaciones de sensibilización y concienciación son algunos ejemplos de intervención de este tipo de profesionales.

Desde la Asociación Española de Psicogerontología, siendo conscientes de la relevancia de este profesional en la atención de las personas mayores, sus cuidadores y el ambiente, y siendo testigos también de su escasa representación en determinados organismos y empresas, se ha elaborado un tríptico informativo destacando sus funciones y actuaciones concretas con el fin de que, aquellos centros que no lo han incorporado, valoren con el mismo las repercusiones positivas que pueden darse en sus centros y usuarios. Además, desde la AEPG se facilita el acceso a la bolsa y red de psicogerontólogos para garantizar una selección adecuada de este profesional.

Diapositiva6

Diapositiva7

Ver articulo en Qmayor Magazine aquí


Artículo: "Abuelos, nietos y viceversa: solidaridad intergeneracional en mayúsculas" de la actual secretaria de la A.E.P.G, Estefanía Martín Zarza, para Geriatricarea

www_geriatricarea_com-041114

Artículo “Abuelos, nietos y viceversa: solidaridad intergeneracional en mayúsculas” de la actual secretaria de la A.E.P.G, Estefanía Martín Zarza, publicado para Geriatricarea, el portal para los profesionales del sector geriátrico.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estefanía Martín Zarza, actual secretaria de la Asociación Española de Psicogerontología

“Abuelos, nietos y viceversa: solidaridad intergeneracional en mayúsculas”

(geriatricarea, 27 de junio del 2018)

Quién no ha vivido o conoce a alguien dentro de su entorno que ha vivido una relación especial con uno o varios de sus abuelos. ¿No merecen estos vínculos una atención también especial?

La demografía poblacional ha cambiado en las últimas décadas, marcada por un aumento de la esperanza de vida. Este hecho está permitiendo que en la actualidad:

  1. Abuelos y nietos puedan tener una relación más duradera en el tiempo
  2. Los abuelos puedan ejercer más tiempo su rol
  3. Los abuelos puedan ver a sus nietos llegar a la vida adulta y recibir de vuelta parte de la solidaridad que ellos les dieron cuando estos eran niños.

Esta tendencia desgraciadamente puede verse frenada en un futuro próximo debido a la postergación de la maternidad/paternidad y a la verticalización de las familias suponiendo esto un menor número de nietos disponibles para esta ayuda. Sin embargo, y sobre esto último, un estudio nos indica que si hay menos nietos, las relaciones que se establecen entre abuelos y nietos son más exclusivas y duraderas (Rico, Serra, Viguer, & Meléndez, 2000)

En los últimos años también nuestra sociedad ha experimentado una serie de cambios sociales como la aparición de nuevos modelos de familia, la incorporación de la mujer a la vida laboral, las largas jornadas laborales, el aumento de las familias monoparentales, entre otros.

Estos cambios sociales, en combinación con la presencia de unos limitados servicios formales que proporcionen cuidados a los niños, han dado lugar a que muchas personas abuelas se vean implicadas en la crianza y educación de los nietos, convirtiéndose así en una figura clave de sostén emocional y económico para las familias actuales (Megías & Ballesteros, 2011).

Tipos de abuelos

Nos encontramos en la actualidad con una gran heterogeneidad en el rol de abuelo, pues hay personas abuelas que trabajan mientras que otras están jubilados; las hay que conviven en la misma unidad familiar mientras que otras lo hacen en una distinta; las hay muy implicadas en el cuidado de los nietos mientras que otras no tienen apenas contacto con ellos; hay abuelos con 40 años mientras que otros superan los 100, etc.

Newgarten y Weinstein (1964) ya identificaron cinco estilos de ejercer “la abuelidad”: divertidos (caracterizados por emplear un estilo informal, relajado e indulgente con los nietos), formales (abuelos que asumen un rol tradicional, caracterizado por un estilo rígido y autoritario y con visitas frecuentes a los nietos), distantes (abuelos autoritarios que apenas tienen contacto con los nietos), de memoria histórica (abuelos guardianes de la memoria familiar) y padres subrogados (abuelos que asumen la responsabilidad del cuidado y educación de los nietos).

Los datos descriptivos de un estudio español (Pinazo & Montoro, 2004) indican que, en su mayoría, los nietos identifican como favorita la figura de la abuela, siendo la abuela materna la citada en primer lugar (55%), seguida de la paterna (20%). Cuando se le pregunta a personas abuelas con qué nietos mantienen más contacto, si con un hijo/a de un hijo varón o con un hijo/a de una hija mujer, los nietos por vía materna son elegidos el doble de veces (Triadó y Villar, 2000).

¿Qué beneficios aporta sentirse abuelo?

Para responder a esta pregunta partimos de que la solidaridad entre personas de distintas generaciones es clave en el fomento de un envejecimiento activo. Si el ser humano es social por naturaleza, el buen envejecer también lo es. Así, el contacto humano y la participación social dentro y fuera de las familias son dos elementos clave en un envejecimiento satisfactorio. Si a todo ello le sumamos que la relación intergeneracional está marcada por la genealogía, los lazos familiares y los sentimientos que todo ello conlleva, los beneficios pueden multiplicarse considerablemente.

Los datos publicados por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO, 2000), muestran que el 95% de las personas españolas que son abuelas muestran unos niveles elevados de satisfacción. La mayoría de ellas refieren que los nietos les ayudan a sentirse útiles, jóvenes, felices (Osuna, 2006) y además perciben mayores niveles de apoyo social (Muñoz-Pérez & Zapater-Torras, 2006).

Es más, Drew y Silverstein (2007) han encontrado una mayor presencia de síntomas depresivos en abuelos que han perdido el contacto con sus nietos, sobre todo cuando la pérdida tuvo lugar de una forma brusca. Además la tipología de “abuelos distantes” son los que mostraron un menor confort con su rol y una mayor distancia emocional con los nietos.

La calidad y satisfacción con esta relación abuelo-nieto viene mediada por la relación existente entre abuelos y padres. Es decir, si los abuelos tienen mala relación con sus propios hijos, será más complejo que mantenga una relación positiva y satisfactoria con sus nietos y viceversa.

Hace tiempo leí que cuando nace el primer nieto los abuelos nacen también, para amarlo, protegerlo sin la excesiva preocupación de una madre o un padre, y para enseñarle todo sobre el mundo. Muchos de ellos señalan querer a los nietos con la misma intensidad que han querido o quieren a sus hijos, convirtiéndose en unos hijos más.

¿Qué beneficios aporta sentirse nieto?

Los estudios sobre este vínculo nos señalan que la figura del abuelo es beneficiosa para el desarrollo global y el proceso de socialización de los nietos pequeños. Acercarnos a nuestros abuelos nos ayuda a desarrollar nuestra identidad, a sentirnos admirados e incluso diría yo, a sentirnos rodeados de un amor incondicional. Su papel es esencial en la trasmisión de valores morales y sociales, en la mediación o arbitraje entre padres y nietos, en el mantenimiento de los ideales familiares e incluso en la elección de las creencias religiosas/espirituales. Así mismo, los abuelos también se han propuesto (Hagestad, 1985) como un elemento de estabilidad en las crisis familiares.

La relación abuelo-nieto va cambiando a lo largo del ciclo vital, sobre todo por parte del nieto, destacando el distanciamiento durante la adolescencia de éste, ya que los jóvenes buscan en este momento mayor intimidad con sus iguales fuera de la familia. Aun así, la frecuencia del contacto es una de las variables que más influye en la satisfacción de los nietos con la relación, seguido de la posibilidad de realizar actividades de acompañamiento (conversar, pasear, visitar a familiares y amigos, discutir, tomar decisiones importantes, rezar) (Pinazo & Montoro, 2004). A pesar de pasar menos tiempo juntos, los nietos adolescentes siguen considerando a sus abuelos como figuras muy importantes en sus vidas (Attar-Schwartz et al., 2009).

Los nietos adultos cuando hacen un análisis en retrospectiva, consideran que sus abuelos les ofrecieron apoyo emocional, apoyo instrumental y financiero en su infancia. Cuando estos nietos llegan a adultos, son sus abuelos los que perciben que reciben mayor apoyo expresivo e instrumental que el que ellos pueden dar (Pinazo & Montoro, 2004). Es decir, se puede producir una inversión de cuidados, donde el nieto pasaría a ser quien brinda cuidados al abuelo.

En resumen, estamos ante una relación de solidaridad intergeneracional que se desarrolla y cambia a lo largo del tiempo para los dos implicados. Estamos ante una relación basada en el amor desinteresado y la transmisión de valores. Todos somos o llevamos con nosotros una parte de nuestros abuelos que ha influido en nuestro desarrollo pasado como personas, que marca sutilmente nuestro presente y que quizá determinará nuestro modelo de envejecer futuro.

Dedicado a mis abuelos Pepa y Pepe, sin ellos mi vida no sería la misma, sería sin duda peor.

Nota de la autora: La utilización de la palabra “abuelo” y “nieto” incluye tanto a las personas de género masculino como a las de género femenino, eligiendo este formato a pesar de ser menos inclusivo, para facilitar la lectura frente al uso repetitivo del símbolo ”@” o “/” , o de las palabras “personas abuelas” a lo largo de todo el texto.

Ver articulo en GeriatricArea aquí


Ofertas de empleo urgentes para cubrir vacaciones (Madrid y Santander)

oferta empleo

 Puesto

Psicólogo/a 3ª edad

 Empresa y ciudad Empresa de ámbito nacional. Madrid-Canillejas
 Descripción  

REQUISITOS:

  • Grado – Licenciatura en Psicología
  • Máster Psicología General Sanitaria
  • Formación en el ámbito sociosanitario en la atención a Personas Mayores
  • Experiencia profesional en Centros de Personas Mayores mínimo un año

SE OFRECE:

  • Jornada 40H
  • Horario: De 10 a 18 horas
  • Prestación de Lunes a Viernes
  • Incorporación: INMEDIATA
  • Contrato: CUBRE VACACIONES DEL 23/07/2018 AL 21/08/2018
  • Salario 1520e Brutos mes (14 PAGAS)
 Fuente e inscripciones Infojobs.net

 

 Puesto Psicólogo/a para una importante Residencia de Mayores
 Empresa y ciudad Nortempo Santander
Descripción  Necesitamos PSICÓLOGO o PSICÓLOGA para cubrir vacaciones durante tres o cuatro semanas.

Se requiere:

  •  Titulación universitaria en Psicología
  • Formación en atención a personas dependientes o tercera edad
  • Experiencia mínima de 6 meses

*Jornada de lunes a viernes en horario partido

 Fuente e inscripciones Fuente: nortempo.com

 


Artículo: "El trabajo en equipo en la atención centrada en la persona en el ámbito gerontológico"

 hospice-1794351_960_720

El origen de la Atención Centrada en la Persona (en adelante ACP)  se encuentra la terapia centrada en el cliente del psicólogo Carl Rogers.  En el desarrollo de las experiencias vividas a lo largo de su trayectoria profesional pudo experimentar diferentes aprendizajes que determinaron su filosofía  de trabajo.  Una de las experiencias vividas que probablemente sean la base de todo su criterio es que  “cuanto más comprendido y aceptado se siente un individuo, más fácil le resulta abandonar los mecanismos de defensa con que ha encarado la vida hasta ese momento y comenzar a avanzar hacia su propia maduración”.

En este proceso de “maduración”  es en el que es de gran relevancia el acompañamiento transdisciplinar en la atención integral de la persona mayor. Contribuir a su desarrollo personal y con ello mejorar su calidad de vida, es el objetivo central de las profesionales que desarrollan sus prácticas profesionales bajo el marco de la ACP, siempre desde el empoderamiento y autodeterminación de cada persona mayor  y apoyando así a su proyecto de vida.

Los equipos profesionales han de evolucionar del carácter multidisciplinar a la transdisciplinariedad  cubriendo  todas las necesidades de la persona, contando siempre con su participación activa en la elaboración de su plan de atención y vida.   Este carácter transdisciplinar conlleva un trabajo horizontal en el que se dé un paso más en la ACP, en el que además de los objetivos propios de cada profesional ante los retos del envejecimiento, se establezcan de forma general  un objetivo  para el que todos los miembros de los equipos, tanto técnicos como de atención directa desde su posición colaboren en su consecución.

Además de esta transformación,  es importante que los profesionales adquieran un enfoque integral, como ya se ha indicado, adquiriendo una visión más holística, en la que se contemple que cada persona está conformada por factores biomédicos, comportamentales, cognitivos, de personalidad y sociales, con la finalidad de poder cubrir cualquier necesidad individual en cada una de las dimensiones que la componen, contemplándolas  siempre desde la multidimensionalidad y   que pueden estar sujetas a cambios.

El objetivo del trabajo en equipo debe ser detectar, aclarar y describir las múltiples situaciones a las que se puede ver sometida la persona, registrar sus posibilidades y sus recursos y asesorar sobre la necesidad de servicios y/o desarrollo de un plan integral de cuidados.

La teoría de la calidad de vida de Schalock y Verdugo supone un marco de referencia excelente  para organizar las intervenciones y planificar los programas individualizados, pudiendo garantizar el bienestar personal  y la prestación de servicios de apoyo.

Esta teoría se basa en un modelo de 8 dimensiones (bienestar emocional, relaciones interpersonales, bienestar material, desarrollo personal, bienestar físico, autodeterminación, inclusión social y derechos) psicométricamente válidas y culturalmente sensibles que sirven para evaluar el bienestar subjetivo de cada persona, ofreciendo información valiosa a los equipos de trabajo sobre la dimensión en la que la persona requiere mayor apoyo.

Por otro lado, la cultura organizacional en los equipos debe evolucionar de una cultura centrada en el servicio, en la que la visión de cada persona es meramente médica, hacia una cultura centrada en la persona en la que predomina la visión positiva de cada una de ellas. Con esta visión dejamos de lado los déficits  considerando  que cada necesidad  puede generar capacidad, así que cada persona puede capacitarse si se le ofrecen los apoyos necesarios desde el entorno y desde los equipos profesionales.

La práctica del trabajo en equipo en la ACP requiere de un aprendizaje continuo sobre las diferentes situaciones que la persona receptora de nuestros servicios va a vivir, siendo indispensable la existencia de espacios comunes de comunicación y discusión no solo entre profesionales, sino también entre profesionales prestadores de apoyos  y personas usuarias de nuestros servicios.

Esta visión positiva de la persona es inherente a la empatía y al derecho de autonomía. En la cultura centrada en la persona se contempla la autonomía como un derecho  independientemente de  la situación en la que se encuentre la persona. Se formula como “la obligación de cada sujeto a respetar sus propios principios y valores y a desarrollar el proyecto de vida que ha elaborado en función de los mismos”.  Es importante que los profesionales, sobre todo de atención directa, fomenten la autonomía de día a día, de la vida cotidiana, con la finalidad de poner en valor las decisiones personales  de cada uno y de ofrecerles el control de su propia vida.

En cuanto a la empatía es una aptitud indispensable para favorecer la aceptación incondicional de la que hablaba Carl Rogers en el desarrollo de la ACP. Los equipos profesionales deben acompañar a la persona mayor desde la empatía, humanizando el cuidado  y siempre validando su situación y sus emociones, solo de esta forma se cubrirán sus necesidades individuales, apostando así por el  mantenimiento de su condición de persona  y su dignidad. No se puede olvidar que en el artículo 1  de la Declaración Universal de Derechos Humanos, se recoge que “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y dotados como están de razón y conciencia

La flexibilidad y permeabilidad de los equipos de trabajo bajo el modelo de la acp debe basarse en la integración y coordinación de los diferentes servicios pasando de ser servicios excluyentes, independientes y autónomos a complementarse en su finalidad y centrar su atención y resultados en un solo punto: La persona receptora de apoyos. Necesitamos equipos de trabajo  flexibles,  funcionales y  vinculados al entorno con capacidad de adaptación diaria a las demandas de cada persona, que conceptualizamos como un sistema abierto y cambiante al que nos tenemos que adaptar en cada momento. Por lo que los equipos nunca deben de ser rígidos e inflexibles con ninguna decisión tomada.

Hemos de concluir afirmando que los principales implicados en ofrecer una verdadera atención centrada en la persona son los equipos profesionales, tano técnicos como de atención directa, que deben trabajar codo con codo para garantizar una vida digna y repleta de oportunidades a cada persona mayor.

Autores:

IMG_3299Mª Del Carmen Martínez Sánchez

Terapeuta ocupacional

Perfil profesional en Linkedin

IMG_3308

Víctor Aragonés Fernández 

Terapeuta ocupacional y psicólogo

Perfil profesional en Linkedin


Resumen III Jornadas de Innovación y profesionalización en el ámbito de las personas mayores (Salamanca, 21-22 Junio 2018)

usal III  JORNADAS: INNOVACIÓN Y PROFESIONALIZACIÓN EN EL ÁMBITO DE LAS PERSONAS MAYORES.  Salamanca , 21 y 22 de junio de 2018.

A continuación os ofrecemos un pequeño resumen de lo acontecido dentro de estas jornadas el día 21 de junio, día en el que una representante de la asociación tuvo la oportunidad de asistir.

IMG_20180621_101335

Las jornadas fueron presentadas sobre las 10:20h de la mañana por la Prof. Dra. Belén Bueno Martínez, directora del Máster Universitario en Psicogerontología de la Universidad de Salamanca.

Tras sus afectuosas palabras de bienvenida, ella mismo dio paso a la primera ponencia de la mañana “Desafíos y retos en el campo del envejecimiento y de la atención a personas mayores” desarrollada por D. José Manuel Ribera Casado, Catedrático Emérito de Geriatría y geriatra en el Hospital San Carlos de Madrid. Ribera comenzó exponiendo los cambios demográficos acontecidos en el último siglo y cómo esto ha hecho que los geriatras hayan tomado conciencia de la presentación atípica de la enfermedad con la edad y de la necesidad de intervenciones interdisciplinares. “La geriatría ha cambiado mucho en el último siglo, y un hito clave lo marcó Lionel Cosin en 1945 cuando publicó “bed is bad” para  indicar que la inmovilización durante las enfermedades no siempre es beneficiosa para la salud cómo se pensaba hasta entonces” comentaba Ribera. Para vivir más, hay que conocer los mecanismos íntimos del envejecimiento (biogerontología), y estos nos han indicado hasta la fecha que el 15% de la longevidad la determinan factores genéticos y el 85% el estilo de vida. Uno de los grandes retos por tanto es centrarse en cómo intervenir en estos últimos factores, para envejecer libres de incapacidad, autónomos e independientes.

IMG_20180621_101950Tras este primer gran reto el ponente desplegó otra serie de retos:

  • Consolidar y universalizar la especialización en geriatría en todos los países dentro de los hospitales y extenderlo a residencias, urgencias, cuidados paliativos e incluso la atención primaria.
  • Enseñar geriatría en las facultades pero también a la sociedad para evitar la discriminación por cuestión de edad (p.e, evitar expresiones como la de ¡qué quiere esta persona para la edad que tiene!)
  • Fomentar la prevención en geriatría. El margen de la prevención no tiene margen de edad, una persona con más de 80 años aún está a tiempo de prevenir.
  • Integrar lo médico con lo social (soledad, problemas económicos, malos tratos, cuidadores…)
  • Hacer una integración social de las personas mayores no competitiva (p.e. retrasar la edad de jubilación vs jóvenes sin trabajo).
  • Manejar ciertos dilemas éticos cómo por ejemplo el equilibrio entre la confidencialidad y la información a los cuidadores, el tema de las pensiones, el de la dependencia o el de los abusos silenciados.

El ponente terminó su exposición revelando que el desafío de estos retos está en la mejora de la investigación, de la formación y de la organización socio-sanitaria. La lucha contra la resignación debe dar paso a la participación.

Sobre las 11:30h dio comienzo la mesa redonda de la mañana, una mesa  compuesta por distintos responsables de grupos empresariales de centros gerontológicos y donde la finalidad era hablar sobre las posibilidades de empleo en el sector. La mesa fue presentada y moderada por D. Ángel Castilla Corral, presidente del Colegio Oficial de Graduados Sociales de Salamanca.

IMG-20180621-WA0003

De izquierda a derecha: D. Rafael Sánchez Ostiz, D. Ángel Castilla Corral, D. Diego Juez Cuesta y D.Ignacio García-Pola Vallejo.

El primer ponente en ser presentado y en exponer fue D. Rafael Sánchez Ostiz, responsable de IDEA-INNOVACION el cual nos realizó un recorrido por el proyecto IDEA (gestora y promotora de servicios gerontológicos) destacando sus actuales proyectos: cooperativa de consumo eléctrico “e+p” y la metodología basada en el Plan de Atención y Vida “PAV+”. Tras esta exposición hizo hincapié en que la excelencia en el cuidado depende de la excelencia de las personas que cuidan. Ante ello, ¿qué buscan o deberían buscar las empresas? Personas con habilidades sociales y de relación, con conocimientos y técnicas asistenciales, con competencias extras en educación para la salud, que sepan trabajar en equipo y con grandes valores humanos como el respeto por la dignidad, la intimidad o la autonomía.

El segundo ponente en ser presentado y desplegar su discurso fue D. Ignacio García-Pola Vallejo, responsable de AZVASE una empresa especializada en servicios para las personas. García-Pola nos describió la evolución de su empresa desde los inicios, y cómo actualmente ofrecen en varias ciudades una cartera de servicios especializada en gerontología: ayuda a domicilio; gestión de residencias y centros de día, teleasistencia, viviendas tuteladas y casas de acogida. En cuanto a sus aportaciones sobre las posibilidades de empleo en el sector, indicó que ellos valoran la capacidad de gestión, las habilidades sociales y las habilidades de liderazgo. Debe además haber un gran equipo con una medición y mejora continua de los procesos– declaró-. Terminó recomendando el libro “Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas” de Stephen R.Covey.

Por último, el tercer ponente de la mesa en ser presentado fue D. Diego Juez Cuesta, responsable de VITALIA-HOME. El ponente realizó una presentación de la historia y previsión de futuro de la empresa Vitalia, exponiendo su “organigrama-tipo” de trabajo. Destacó como presidente de ACALERTE, la Federaciación Castellano-Leonesa de Atención a la Dependencia, el nuevo modelo de atención residencial que tienen en Vitalia “Casas para vivir” acorde al modelo de atención promovido por la Junta de Castilla y León. Han realizado toda una inversión en adaptar espacios, instalaciones, equipamientos y normas para crear unidades de convivencia donde las personas puedan vivir como en casa (reducción de contenciones, creación de un plan de vida, incorporación del profesional de referencia, comedores para familiares, historias y proyectos de vida, uso de terapias no farmacológicas, animales, huerto, horarios no restrictivos, etc.)

Tras la finalización de la última ponencia se abrió un tiempo para el debate entre los presentes. Una de las asistentes vislumbró las malas condiciones laborales que genera el convenio colectivo marco, en especial para el personal de atención directa. Otra de las asistentes preguntó por las posibilidades de empleo de los psicogerontólogos. Aprovechando la ocasión, nuestra secretaria Estefanía Martín Zarza allí presente, presentó  a todos los asistentes el tríptico sobre el rol del psicogerontólogo en los centros gerontológicos y cómo la necesidad de visibilizar a este profesional forjó su creación (al finalizar la mañana repartió alguno de ellos entre ponentes y asistentes). Los miembros de la mesa dieron su conformidad con la necesidad de incluir psicólogos en todos los centros gerontológicos, incluso indicaron que en la mayoría de sus centros disponían de este profesional. Además aludieron a que en Castilla y León el nuevo decreto de autorización y funcionamiento de centros facilita el acceso a los psicólogos, profesionales que hasta ahora no “eran obligatorios” por decreto, y que sin embargo con la nueva normativa pueden incorporarse con mayor facilidad ya que los centros pueden elegir libremente con qué profesionales técnicos contar para su equipo.

IMG_20180621_161815

Tras una pausa para la comida, comenzó a las 16:00 horas la primera ponencia de la tarde de la mano D. Manuel Benito Sánchez director del Proyecto Ciudadfuturo de Salamanca, enclavado en la sesión denominada: “Nuevas alternativas de vivienda para personas mayores”. Benito nos desplegó todo el proyecto “Ciudad Futuro”, basado en la creación de apartamentos y de una residencia en un mismo espacio colindante, donde las personas que vivan en los apartamentos (en régimen de compra o de alquiler) puedan disponer de los servicios que necesiten, los cuales serán ofrecidos desde la residencia multiservicios. La peculiaridad de este espacio es su carácter intergeneracional, ya que cualquier persona independientemente de la edad que tenga puede adquirir estos apartamentos. Destacar que las zonas comunes dispondrán de una piscina cubierta y una exterior, huertos, un templete, un gimnasio, una tienda, un bar-restaurante y se fomentará el sentido de comunidad.

Tras su exposición varios fueron los asistentes que le plantearon dudas sobre la singularidad del proyecto: su diferencia con otras viviendas alternativas, la falta de contraste con una urbanización al uso, los riesgos de unas posibles especulación…

Para terminar la tarde, se constituyó una segunda mesa redonda en la cual directores de residencias de mayores expusieron su trayectoria personal y profesional. La mesa fue presentada y moderada por Dra. Belén Bueno Martínez y los participantes elegidos fueron: D. Pablo Santos Marcos (Residencia Fundación Hospital Santísima Trinidad de Salamanca); Dña. Gloria Vázquez de Prada García (Residencia Santo Domingo y Santa Eloísa de Valladolid); Dña. Mª de la Peña Machado Martínez (Residencia Usera de Salamanca); y Dña. Carmen Marbán Menéndez (Responsable de calidad y proyectos FUTUDÍS de Valladolid). Los ponentes animaron a los asistentes a embarcarse en oportunidades laborales como directores, cargo muy exigente pero desde el cual se pueden hacer cosas muy interesantes. Tras ello comenzó un debate sobre diversos temas: casos complejos a los que han tenido que hacer frente; los pasos para la implantación de modelos acordes con la ACP; preguntas sobre si trabajan en equipo y tienen en cuenta al psicólogo; iniciativas para integrar y motivar a los residentes; su opinión sobre nuevas terapias como la estimulación con muñecas o la sala Snoezelen, etc. El debate hizo reflexionar a todos los presentes, aprender de la experiencia de otros y enriquecer enormemente la jornada.

La jornada de mañana del día 22 de junio, a la que no pudimos asistir, estuvo dedicada a las estrategias de orientación para la inserción laboral mediante un seminario dirigido por D. Ángel Moraleda Fernández, profesor del Máster en Dirección y gestión de centros gerontológicos de la USAL.

 

Informa: Estefanía Martín Zarza

 


Older Entries »
Buscador de noticias
Categorías

SUSCRÍBETE Y ESTARÁS AL DÍA DE NUESTRAS NOVEDADES ;-).

 
 
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Al utilizar nuestra página web usted acepta esta situación. En caso de no aceptarla, por favor, abandone nuestra página web.