Canal Noticias

Solidaridad Intergeneracional: los derechos humanos no cambian por tener más edad

generations-462134__340

Cuando una sociedad necesita fijar un día de celebración en el calendario, es para llamar la atención sobre una problemática concreta. Desde 2012 Europa celebra el 29 de Abril como el día de la Solidaridad Intergeneracional y nosotros celebramos nuestro santo.

Ya subrayó Aristóteles (384- 322 a.C.) que el papel del ser humano, es su función social junto a la función lingüística. Somos animales sociales, en tanto que nos agrupamos en familias, comunidades y Estados y además hablamos un lenguaje para comunicarnos y entendernos. A este conjunto de seres sociales, que conforman las sociedades, que forman culturas constituidas principalmente por objetos, costumbres, reglas…, creadas para ser aprendidas y ser referentes, para compartir ideas e ideales que identifiquen al grupo y facilitar la integración de todos y cada uno de sus miembros, es decir su socialización, -insisto- a este colectivo se le dedica el 29 de abril, es decir a todos los pequeños grupos familiares que conforman la sociedad Intergeneracional.

La familia es la clave de bóveda que ofrece unidad y estabilidad a sus miembros, siendo su función social esencial para el desarrollo equilibrado del ser humano desde su nacimiento, hasta el final de sus días y para la transmisión de los valores éticos, culturales, sociales, económicos… Los españoles, mujeres y hombres siguen considerando la familia como la institución más importante, por encima de amigos, del trabajo o del dinero.

La familia, casi siempre intergeneracional, es el lugar de creación económica directa, es origen del “capital humano” y aporta la educación, los valores, el apoyo, los cuidados y los estímulos que transmiten los padres y madres a sus hijos e hijas y viceversa, para construir una sociedad más tolerante que favorezca el desarrollo y bienestar de todos, respetando siempre los derechos humanos de todos sus miembros, y aportando solidaridad.

La crisis y las dificultades sociales y económicas de la última década han hecho redescubrir que la familia, representa un valioso potencial para el amortiguamiento de los efectos dramáticos de problemas como el desempleo, los problemas de vivienda, la pobreza económica, el cuidado de los enfermos y/o dependientes, la marginalidad, y las drogodependencias, etc., por ser portadora de elementos favorables para el desarrollo económico y el equilibrio social, además del lugar de la solidaridad afectiva, económica y social que permite reaccionar ante las distintas circunstancias de la vida, como hemos podido comprobar en esta alargada crisis en España.

Entre las demandas sociales más importantes que reivindican los españoles, se encuentra la de mejorar las ayudas a las personas que no pueden valerse por sí mismas (53%). Cuando estos apoyos no existen, la normatividad familiar (la prestación de “alimentos” de hijos a padres) señala que deben ser las propias familias las que se hagan cargo de esta necesidad.

La mayoría de las familias en España cuentan con uno o más familiares directos, o indirectos en situación de dependencia y/o con enfermedad crónica y en el ideario colectivo, para el 69%, es la familia la que sigue estando muy presente como proveedora de servicios de atención social y para hacerse cargo de las necesidades de las personas mayores. La Ley 39/2016 de promoción de la autonomía personal  y atención a las personas en situación de dependencia, contribuye con un catálogo de servicios y prestaciones a este fin, pero sigue siendo escaso, retrasando más de 6 meses el inicio de las prestaciones que ofrece, y las familias siguen haciéndose cargo de forma mayoritaria, parcial o totalmente del cuidado de sus familiares, especialmente las mujeres, esposas e hijas. Esto sigue siendo solidaridad social, e Intergeneracional, pero no debería ser solo cosa de mujeres.

La familia en España se ha transformado y los valores tradicionales son denostados mayoritariamente por la sociedad, al tiempo que se consolida y amplia el modelo de familia igualitaria y diversa.

Una sociedad que presta apoyo mutuo entre sus generaciones, entre iguales, como lo vemos en las familias, células madre de una sociedad, y apuesta con decisión por el respeto absoluto a los derechos humanos en todas las etapas de la vida, además de ofrece a sus miembros una política social generosa con los necesitados garantizándoles seguridad integral, cooperación, integración y participación activa de todas las personas, es una sociedad en la que merece la pena vivir y por la que merece la pena luchar.

Solidaridad Intergeneracional, asociación de personas mayores y familiares a la que represento, con implantación estatal, se constituyo en la provincia de Zamora en 2004 con el propósito de mejorar la calidad de vida de las personas mayores y sus familiares cuidadores y para ello desarrolla programas y actuaciones de intervención social en el medio rural prioritariamente, apostando por desarrollar el proyecto de vida de cada una de las personas que necesiten de nuestro apoyo para lograrlo.

Llamamos la atención, sobre la importancia de ser solidarios, no solo con nuestra familia, sino con toda la sociedad, ofreciendo aquello que tenemos todos, tiempo. Tiempo para escuchar, para acompañar, para dar a conocer lo que uno sabe. Tiempo para el cariño, para el abrazo, para la sonrisa, para la compañía. Las personas más mayores, somos personas, como tú. Tenemos sueños, ilusiones, penas, expectativas que queremos que se cumplan. También tenemos derechos que exigimos se respeten y no puede ser que nos desplacen por tener la fortuna de vivir muchos años.

La solidaridad entre las generaciones existe desde el mismo momento de nacer y ha de ser siempre infinita, porque es nuestra razón de existir.

Ana Isabel Esteban Martínez. Presidenta Solidaridad Intergeneracional

FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailMeneameCompartir

Artículo sobre legado emocional y el rechazo social a hablar de la muerte, por Hasta Siempre, Tu Legado Emocional

Los caminos de Hasta Siempre, tu Legado Emocional y la Asociación Española de Psicogerontología se cruzaron al reconocerse  valores compartidos y motivadoshasta-siempre-logo-TU LEGADO EMOCIONAL_TRAZO por hacer de ellos una realidad común de promoción de la generatividad, se celebró el I Concurso de Comunicación Intergeneracional #TengoAlgoQueDecirte.  En esta ocasión Hasta Siempre, tu Legado Emocional escribe para la A. E. P. G. este artículo sobre la inevitabilidad de la muerte, la necesidad de aceptarla y hablar sobre ella durante el ciclo vital, y de compartir con nuestros seres queridos nuestro Legado Emocional.

“En más de una ocasión, cuando me entrevistan por mis novelas, ha llegado un periodista y me ha dicho:

¿Y por qué escribes sobre la muerte?

Es una pregunta que me deja turulata: ¿es que acaso uno puede dejar de escribir sobre eso? Siempre siento la tentación de responder: lo siento mucho, querido, pero tengo que darte una malísima noticia: te vas a morir. Porque creo que es una cuestión que sólo se puede plantear desde la más completa negación de la muerte y, por lo tanto, desde el desconocimiento de lo que es la vida.”

Así escribía Rosa Montero en el artículo que publicó sobre “Hasta Siempre, tu Legado Emocional” en El País Semanal. Y lo que expone es algo muy frecuente. La sociedad occidental contemporánea rechaza hablar de la muerte. La gente evita pensar sobre ello hasta que enferma o tiene una edad avanzada. Cuando tenemos miedo a algo, lo rechazamos.

shutterstock_284570228También es cierto que la experiencia que tenemos de la muerte ha evolucionado mucho con el tiempo. Hace años la mayor parte de la gente moría en casa, rodeados de familiares y allegados, compartiendo costumbres y ritos que en algunos casos se transmitían de generación en generación. La muerte estaba incorporada a la vida de las personas con más naturalidad. Desde hace 25 años, esa proporción se ha invertido, y la mayor parte de los fallecimientos se producen en entornos hospitalarios.

LA MEDICALIZACIÓN DE LA MUERTE HA PROVOCADO QUE SE HAYA CONVERTIDO EN UNA LUCHA POR EVITARLA Y RETRASARLA A TODA COSTA.

Pero las cosas están cambiando. Tanto es así – como reflexionaba un artículo del New York Times – que en muchas escuelas se empiezan a dar charlas a niños pequeños. Se les enseña a hablar con naturalidad de la muerte, tal y como se hacía con la educación sexual hace unos años. Es un tabú que deber romperse, porque al hacerlo, nos prepara mejor para afrontarla.

La revista The Economist dedicaba un editorial hace poco sobre “morir bien”. Morir es inevitable, “morir mal” no lo es. El movimiento Death Cafe se extiende por todo el mundo con el único propósito de charlar sobre el fin de nuestra existencia.

También desde la medicina va extendiéndose el mensaje.

Los cuidados paliativos y la humanización de la asistencia se están convirtiendo en objetivos prioritarios de las políticas sanitarias. De forma simultánea, y desde foros muy diferentes, se está intentando reinventar la experiencia de la muerte para que sea vivida de una manera más sana. Más humana. Más real.

Todas estas visiones coinciden:

LA MUERTE ES INEVITABLE Y CUANTO MÁS PREPARADOS ESTEMOS PARA CERRAR NUESTRO CICLO VITAL MENOS DOLOROSO EMOCIONALMENTE PUEDE SER EL PROCESO PARA TODOS.

Y ESTAR PREPARADOS SUPONE HABLAR SOBRE ELLA E INTERIORIZARLA COMO UNA FASE A LA QUE TODOS NOS TENEMOS QUE ENFRENTAR.

Enric Benito, el padre de los cuidados paliativos en España, suele decir:

“Cada uno se muere como ha vivido. Si tú te mueres bien, es porque has vivido bien. Has vivido plenamente, has descubierto quién eres, has dado sentido a lo que has venido a hacer, has compartido aquello que tenías. Has amado, y ahora llega el momento de cerrar la biografía. Y te puedes morir bien porque has vivido bien”.

Dar sentido a nuestra vida también nos prepara para la muerte. Tenerla presente, no ignorar su existencia, nos ayuda a no perder de vista esa búsqueda de sentido.

Desde “Hasta Siempre, tu Legado Emocional” aportamos nuestro pequeño granito de arena a eso de “morir bien”. Recibimos diariamente en nuestra web: www.hastasiempre.es cientos de emails de personas que necesitan apoyo para poder resolver sus asuntos emocionales, esas espinas clavadas en el corazón que han de sacarse para poder partir en PAZ.shutterstock_273988865

Poder despedirse de familiares y amigos y que te permitan partir; morir con el corazón abierto, es decir, con la preocupación del bienestar de los que quedan en vida; morir con la conciencia tranquila; morir con humana y serena nostalgia de los que dejamos (personas y cosas). Una “buena muerte” da sentido a toda una biografía.

Algunas personas sienten la necesidad de resolver sus nudos emocionales como parte de ese proceso. Pedir perdón. Agradecer. Expresar amor. Resolver temas pendientes. Despedirse. Unos pueden hacerlo en persona, cara a cara. Otros, por las circunstancias que sea, no pueden o no quieren.

Muchos de nuestros mayores necesitan dar un sentido y una utilidad a su vida, dejar su esencia, inmortalizar un poquito de ellos. Quién mejor que un anciano para conocer la gama de emociones humanas y las consecuencias negativas de los desbordamientos afectivos; para saber de la alegría, del entusiasmo de una ilusión, del dolor de una pérdida, del sabor amargo del arrepentimiento y de la rabia por dejar pasar una oportunidad. En su condición de “persona de más edad”, él tiene la intención de trasmitir su experiencia con el propósito de ayudar, apoyar, evitar fracasos, recomendar lo más beneficioso y en muchas ocasiones aliviar el dolor. Para que su experiencia y buenas intenciones den el resultado deseado debe ser persuasivo, no invasivo, sugerir en lugar de ordenar y tender puentes en cambio de levantar barreras.HS-dossier-71 copia

Un Legado Emocional te permite decir aquellas cosas que nunca dijiste, o no las dijiste lo suficiente; trasmitir tu esencia de generación en generación; arropar y proteger a los tuyos aún después de haberte ido. DECIDIR CÓMO SER RECORDADO. Encontrar la luz que te permita tener la conciencia tranquila, y morir en PAZ.

Nuestros Legados Emocionales ayudan a conseguir lo que el Dr Enric Benito llama “quedarse en paz con tu propia biografía”. Nos consta.


Artículo "Psicogerontología Hecha Realidad" de los psicogerontólogos y emprendedores del Centre de Día Vincles

La A.E.P.G  en su misión de promocionar el valor de la  figura del psicogerontólogo apuesta por la visibilización de las amplias competencias de este profesional, entre las que se encuentran la implementación y gestión de centros destinados a personas mayores dentro del modelo de atención centrada en la persona.

En esta ocasión, los psicogerontólogos y emprendedores del Centre de Dia Vincles escriben este artículo para la A.E.P.G en el que abordan la situación actual de las necesidades asistenciales de las personas mayores en España y repasan las dificultades que han encontrado como emprendedores de un centro de día aunque de la mano de los éxitos alcanzados y de las importantes satisfacciones que reciben con su labor diaria.   

“PSICOGERONTOLOGÍA HECHA REALIDAD”

CARLOS DEL RÍO y SÒNIA SHAH

Centre de Día Vincles

Con los cambios que tienen lugar a principios del s. XXI, las disciplinas científicas dedicadas a la investigación e intervención sociosanitaria ponen de manifiesto la necesidad de movernos del paradigma biomédico imperante, a un nuevo marco bio-psico-social. Un nuevo marco que aborde mejor la complejidad del ser humano.

En España, las disciplinas gerontológicas también se hacen eco y es en este contexto donde se reconoce mediante lo legal y administrativo la necesidad de contar con la figura del psicólogo en los recursos de atención a mayores dependientes. Desde luego, la licenciatura del psicólogo -esencialmente generalista- poco aporta a las necesidades específicas del sector. Aparece así la necesidad de especializar al psicólogo en las estructuras de pensamiento, cambios cognitivos y necesidades psicológicas propias del envejecimiento. Figuras como Carme Triadó, catedrática de la Universidad de Barcelona, ponen en marcha el Máster Interuniversitario en Psicogerontología, en coordinación con Universidades con tanta tradición como son las de Salamanca, Santiago de Compostela y Valencia._MG_6743

Sònia Shah y Carlos del Río son en 2014 dos exalumnos de dicho Máster que deciden reencontrarse para emprender juntos. La idea fue poner en marcha un recurso que, en primer lugar, atienda las necesidades psicológicas vinculadas al envejecimiento y que, en segundo lugar, resuelva problemas terriblemente arraigados en la mayoría de equipamientos de atención a mayores dependientes: Esto es, el primer centro de día de mayores de Barcelona creado y gestionado por psicogerontólogos. Centre de dia Vincles, per a gent gran, abre sus puertas el verano de 2015.

¿Por qué un centro de día?

Las encuestas al perfil de población que nos ocupa, revelan indiscutiblemente que la mayoría de personas quiere envejecer en su casa (Libro Blanco de la Dependencia, IMSERSO, 2013) [1]

Los estudios manifiestan que las personas mayores desean ser cuidadas en su entorno familiar. GRAFICA1En la “Encuesta mayores”, publicada por el IMSERSO en 2010, se afirma que el 87% de los mayores en España prefieren vivir en su casa y ser cuidados por su propia familia (en un 63% de los casos). A fin de hacer esto posible, es necesario que cuidar de un familiar sea una opción y con tal de que el cuidador no profesional tenga la posibilidad de cuidar en casa con una buena calidad de vida es preciso disponer de servicios de soporte.

Por otra parte, en Cataluña la mayoría de personas que solicitan ayudas al sistema público de ayudas a la dependencia son encajadas, según valoración técnica, en situaciones de dependencia de intensidad leve-moderada. Esto era así en 2015 y continúa la misma distribución de acuerdo con los datos de diciembre de 2017 (los más recientes). El 73’19% de esta muestra, que puede ser representativa de la población mayor dependiente general –más de medio millón de personas -, se corresponde con personas que típicamente pertenecen a perfil de usuario de centro de día. Esto es, una persona que necesita asistencia, supervisión o acompañamiento en diversos momentos del día para sus actividades de la vida diaria, pero no precisa de atenciones especiales que justifiquen la salida del domicilio siempre que disponga del apoyo familiar y comunitario oportuno.

GRAFICA2

[2]

Por último, las necesidades psicológicas del envejecimiento (pertenencia y filiación en un grupo social de referencia, sentimiento de autonomía y competencia, principalmente relevantes al caso) también van en consonancia con lo que puede aportar un centro de día de mayores.

En conclusión, el centro de día supone frecuentemente la mejor opción para atender las necesidades de los adultos mayores dependientes. Permite mantener a la persona dentro de su entorno familiar y comunitario, proporciona los beneficios de una instalación que debe ser diseñada para mantener la autonomía, proporciona vínculos sociales significativos y aporta seguridad psicológica a través de un programa de atención individualizado. Al mismo tiempo, puede ser un espacio de soporte, formación y socialización del cuidador, que a menudo se encuentra sobrecargado.

Dificultades de la puesta en marcha

Sin duda, la experiencia de emprender en un centro de día es farragosa. Al ya de por sí tedioso proceso de creación de una empresa, se añaden las especificidades propias del recurso. Por un lado, como cualquier actividad que requiera de un espacio físico para desarrollarse, debe diseñarse de acuerdo a las normativas vigentes en materia de seguridad y sostenibilidad – electricidad, climatización, incendios, residuos, básicamente-. Por otro lado, el espacio debe promover el aprovechamiento y desarrollo personal del usuario independientemente de su condición física – cumplir la normativa de accesibilidad, propia de la comunidad autónoma donde se emplaza el recurso- . Finalmente, el recurso debe contar con unas características propias de la actividad – salas principales con luz natural, suelo antideslizante, ratio de cámaras higiénicas en función de número total de usuarios, ratio de personal, etc.- En cualquier caso, las normativas están al alcance público y el hecho de cumplir con ellas o no es cuestión de tener en cuenta todos los factores que están implicados en ello.

Para nosotros, probablemente la parte más complicada haya sido generar un sentimiento de confianza a nivel comunitario. No sólo en la población diana – potenciales usuarios y sus familiares – sino también entre las distintas entidades sociales y sanitarias de nuestra zona de influencia – equipo sanitario de los ambulatorios, agentes sociales, entidades vecinales, etc. -. Al fin y al cabo, un centro de día es un servicio que conlleva gran responsabilidad. Nosotros no dejamos de ser dos treintañeros, psicólogos, que abren un centro nuevo en el barrio y sostienen ser diferentes a los ya existentes. FB_IMG_1523457628600

En este sentido, también podemos recoger una idea que, casi dos décadas después de la implantación de la figura del psicólogo en la residencia todavía sigue percibiéndose: ¿Cuál es el papel del psicólogo?; ¿Para qué sirve el psicólogo?

En añadido, hay que destacar el hecho de que los centros de día existentes – los que no son de gestión enteramente pública – no siempre tienen viabilidad económica garantizada. La mayoría se encuentran integrados en espacios residenciales y no cubren un porcentaje de la capacidad que anime a invertir tan sólo en ese sector del equipamiento. Además, en términos socioculturales, la comunidad tiene mucho más asimilada la posibilidad de tener a una persona a tiempo completo cuidando del adulto mayor o el prototípico traslado a residencia. Desde luego, personas sin recursos económicos deberían pensárselo dos veces antes de emprender en un proyecto que puede afectar a su situación financiera  durante años si no sale bien.

Hace años que la Generalitat de Catalunya dejó de concertar plazas tanto en residencias como en centros de día, esto implica crear un centro totalmente privado, sin listas de espera de clientes ni ayudas económicas para la empresa ni para los futuros usuarios. Con lo cual, tuvimos que remover cielo y tierra para conseguir recursos económicos ya fuera a través de bancos, familiares y/o amigos; todo esto para poder iniciar la reforma y adaptación del local, pagar el alquiler, permisos/licencias, impuestos asociados y subsistir durante el tiempo que el centro no generara ingresos económicos. Hasta que pudimos asignarnos la primera nómina pasaron muchos meses. Durante ese tiempo, pudimos conseguir la acreditación del centro para que, por lo menos nuestros usuarios, pudieran cobrar la prestación económicamente vinculada por la ley de dependencia.

Fueron meses muy duros, trabajando entre 12 y 14h diarias con mucho estrés, frustraciones, inseguridades…

A pesar de todo el riesgo que imaginábamos que comportaría el hecho de abrir un centro de día, nos ilusionamos y creímos en éste proyecto, nos lanzamos a la piscina asumiendo el resultado que deviniera y tuvimos esperanza durante todo el camino, eso sí, realizando un trabajo constante siempre.

El hecho de ser 2 fue muy importante no sólo para compartir opiniones, juicios y tareas, sino para mantener la motivación y levantarnos el ánimo cuando el otro perdía la esperanza.

Resultado del ejercicio

Llegados a este punto, se hace necesario apuntar que ya llevamos más de 2 años y medio en marcha y que, aun siendo duro, seguimos adelante. Este es un recurso con notoria rotación de usuarios – ciertos aspectos de la persona, como su situación familiar, económica, no son controlables. Tampoco lo son causas accidentales o contextos desfavorables como el que viene dándose con el incremento descontrolado del precio medio de los alquileres- A día de hoy, más de 70 personas y sus familias han confiado en nosotros para generar un cambio en su vida.

Lo más atractivo del proyecto era sacar adelante un equipamiento de atención a mayores dependientes precisamente porque somos psicogerontólogos. Lo que nos sucedió a nosotros es que recibimos casos caracterizados por la presencia de ansiedad y agitación, por tener escasa conciencia de sus patologías o por presentar graves ajustes emocionales a su proceso de pérdida funcional. El enfoque interventivo de nuestro recurso, basado en la autorrealización de la persona, permitió y nos permite integrar personas que no se hubieran vinculado a un recurso que entienda al usuario como un sujeto pasivo sobre el que plantear una intervención más o menos estandarizada.

Esto, a su vez, se hace realidad tras convertir al equipo de trabajo en pequeños psicogerontólogos que tengan muy clara la misión de la organización, la historia personal de cada usuario y los recursos con que cuentan para abordar cada caso. FB_IMG_1523457192890

Es cierto que hay mucho psicólogo que tiene la percepción de que nuestro perfil profesional no está apropiadamente valorado en la sociedad. No obstante, las familias que vienen a consultar por el servicio de centro de día, a menudo tienen un caso que implica síndromes neurodegenerativos y/o alteraciones emocionales. Estas son las que generan trastornos en el sistema familiar que motivan la búsqueda de alguna solución y hemos encontrado que se ha valorado positivamente el hecho de que la dirección del centro estuviera en manos de psicólogos expertos en envejecimiento.

De otra parte, las encuestas de satisfacción que anualmente realizamos entre los familiares, nos retornan un resultado muy interesante en cuanto a la percepción de impacto que ejerce el centro de día sobre su vida. Todos los familiares reportan experimentar algún tipo de influencia sobre la persona o sobre el sistema familiar, ya sea disminución de la sensación de sobrecarga, estimulación de las capacidades de su familiar, mejora del estado de ánimo de su familiar o mejora de la calidad de vida de su familiar. De hecho, el 50% de la muestra – 11 de 22 – en la última encuesta reportaba haber notado mejora en más de uno de los aspectos anteriores.

Conclusiones finales: retos del psicogerontólogo

El trabajo del psicogerontólogo puede ser apasionante para quien lo desempeña. Se trata de un campo abierto, con mucho por avanzar.

En lo motivacional, permite obtener sentimiento de realización al trabajar en base a objetivos concretos – conseguir un determinado resultado sobre algún factor mediante el diseño de una intervención, por ejemplo -. Además, dadas las circunstancias del sector de población al que nos dirigimos, frecuentemente el feedback que obtenemos del cliente es muy positivo, rayando lo afectuoso.

En lo personal, también aporta experiencias que generan frustración y ayudan a desarrollar tolerancia a la misma. Desafortunadamente, no todas las veces que se interviene funciona – precisamente porque, como se decía, hay camino por avanzar – pero eso no implica que se deba abandonar un objetivo a la primera. Por esto es importante poder gestionar la frustración resultante de una acción fallida. Al fin y al cabo se trata de intervenir sobre el bienestar de una persona y es natural que nos sintamos mal si no funciona.

Como decimos, ser psicogerontólogo puede ser apasionante. Pero, para poder ejercer, los que estamos en activo debemos aportar reconocimiento social e institucional a nuestra figura. Para esto, entendemos que se debe incidir sobre 3 ejes diferenciados. El primero, tiene que ver con la constatación de que el psicogerontólogo puede ser el profesional más indicado para coordinar y dirigir equipos de trabajo de este sector. Por conocimientos generales sobre psicología de la personalidad, de los grupos y las organizaciones y por disponer en condiciones normales de una formación más integradora en el abordaje al ser humano. El segundo, debe tener como objetivo la argumentación sólida en relación al beneficio de contar con nuestra figura en este ámbito de trabajo. Para ello, es preciso hacerse con indicadores de validez y fiabilidad que evalúen el impacto de llevar a cabo un diseño de atención planteado desde la búsqueda del bienestar psicológico de la persona mayor. El tercero, tiene que ir dirigido a marcar una diferencia en el día a día de las personas con las que trabajamos, aportándoles una relación con significado. Esto está relacionado con esa suerte de habilidad social que requiere generar una relación de cercanía, confianza y mutuo reconocimiento.

 

[1] Extraído de: http://www.dependencia.imserso.es/InterPresent1/groups/imserso/documents/binario/libroblanco.pdf
[2] Extraído de: http://treballiaferssocials.gencat.cat/web/.content/03ambits_tematics/10dependencia/dades_dependencia/documents/Llei_dependencia_4tT2017.pdf

Oferta de empleo: psicólogo para Jaen

nueva oferta de empleo

Nombre del anuncio PSICÓLOGO
Descripción del anuncio Atención Integral, Orientación laboral y Asesoramiento sobre los Servicios Sociales de la Comunidad Autónoma de Andalucía en relación con las personas mayores, dependientes, con discapacidad y sus familias. Servicio de Atención Psicológica en domicilios. Formación a cuidadores. Talleres de Envejecimiento Activo. Talleres de Informática orientados a la búsqueda de empleo. Horario: De 10:00 a 14:00 ó de 16:00 a 20:00. Duración del contrato: 6 meses. Experiencia laboral: 12 meses en Atención Psicológica y 12 meses como formador/a.
Anuncio para personas con discapacidad
Número de puestos 1
Categoría DERECHO/PSICOLOGÍA/CIENCIAS SOCIALES
Subcategoría PSICÓLOGOS
Nivel profesional TÉCNICOS Y SIN CATEGORÍA LABORAL DETERMINADA
País ESPAÑA
Comunidad Autónoma ANDALUCÍA
Provincia JAEN
Localidad ANDUJAR

Fuente e inscripciones en la web del Servicio Público de Empleo de Andalucía


Ganadores del 1er Concurso de Comunicación Intergeneracional #TengoAlgoQueDecirte

¡¡Ya tenemos GANADORES del 1er Concurso de Comunicación Intergeneracional #TengoAlgoQueDecirte organizado por Hasta Siempre y la Asociación Española de Psicogerontologia -AEPG!!Captura

Categoría PARTICULARES: Octavio Pàmies Martínez y Sandra Pàmies.

Categoría CENTROS PROFESIONALES: Residencia La Saleta Alertia.

¡¡Enhorabuena!! Próximamente nos pondremos en contacto con vosotros/as.

 ¡Sentimos la tardanza en comunicar los ganadores!


Convocatoria Asamblea General Ordinaria 2018 de la A.E.P.G

Convocatoria V Asamblea Ordinaria


La voz de los Mayores: Entrevista a Tomasa C.G de 104 años (Zamora)

Entrevista 1-2018 Tomasa

Haz clic en la imagen para acceder a la entrevista en PDF


Con motivo del Día Mundial del Teatro: "La Velocidad del Otoño"

LA_VELOCIDAD_2_v2

Hoy, con motivo del Día Mundial del Teatro, nos gustaría recuperar la obra de teatro “La Velocidad del Otoño”, protagonizada por Lola Herrera. 

Aunque esta obra realizó su gira a principios del año pasado, nos sigue pareciendo muy reivindicativa de los derechos de las personas mayores, así como representativa de los valores de nuestra asociación. 

Se trata de una comedia de Eric Coble que recuerda a los espectadores que no dejamos de ser personas por el hecho de hacernos mayores. La protagonista nos hace ver que pasar de los 60 años no implica perder identidad ni capacidad de decisión. 

La consagrada actriz, Lola Herrera, interpreta a Alejandra. Se trata de una mujer de 79 años que quiere protegerse de los constantes intentos de sus hijos de socavar su autonomía. Todos ellos intentan, sin éxito, llevarla a una residencia.  

Ante esto, la protagonista se defiende con uñas y dientes, hasta con una barricada de cócteles molotov que coloca en la entrada de su casa.  

El único recurso que les queda a sus hijos es llamar a su hermano pequeño, interpretado por Juanjo Artero, para intentar convencer a su madre de que una residencia es “lo mejor para ella”.  

Es entonces, en las conversaciones que mantiene con su hijo pequeño, cuando vemos cómo Alejandra utiliza argumentos reivindicativos para argumentar por qué deben respetar su decisión de permanecer en su casa.  

Una de las frases más bonitas de la obra es la pronunciada por Lola Herrera: “en la vejez también hay belleza”. Con ella grita al mundo que los años no pesan, suman. 

El teatro representa un mecanismo de expresión, de comunicación, de interacción social y de ocio. Desde la psicogerontología lo consideramos una oportunidad más para desarrollar el envejecimiento activo. 

Aquí podéis ver una entrevista a los dos protagonistas de esta obra que pudimos disfrutar el año pasado.


La A.E.P.G participa en la reunión de trabajo de la Comisión de Educación Vial de la Jefatura de Tráfico de Zamora

El pasado jueves 22 de marzo nuestra secretaria, Estefanía Martín Zarza, asistió a una reunión de trabajo en la sede zamorana de la Dirección General de Tráfico. Los antecedentes de esta reunión se remontan al 15 de enero del presente año, cuando el Subdelegado del Gobierno junto a representantes de distintas entidades y colectivos de la provincia crearon la Comisión de Educación Vial con el objetivo de poner en marcha un PLAN PROVINCIAL DE EDUCACIÓN VIAL.Reunion DGT Zamora

La provincia de Zamora a pesar de su baja población, estadísticamente tiene uno de los peores datos en siniestralidad de España. Siguiendo la visión y los indicadores de “La Estrategia de Seguridad Vial Nacional 2011-2020”, el futuro plan provincial se desarrollará gracias al esfuerzo de diferentes grupos de trabajo. En la reunión de enero se decidieron crear 8 grupos, pudiendo estos según las necesidades variar en número y forma en los próximos meses: personas mayores, alcohol y drogas, seguridad laboral y trabajo, educación, personas con discapacidad, ciclistas, padres cinturón y SRI; y motoristas.

Nuestra asociación ha sido invitada a participar en el grupo de trabajo de “mayores” junto a otras entidades del sector: área de Servicios Sociales de la Gerencia Territorial de Castilla y León, Policía Local, Cáritas Diocesanas, Cruz Roja, Federación de Unión de Pensionistas, Universidad de la Experiencia y asociaciones vecinales.

Esta primera reunión de trabajo, coordinada por el Jefe Provincial de Tráfico de Zamora consistió en la presentación de miembros, la explicación de la necesidad de un plan provincial y el origen de estos grupos de trabajo, la solicitud de coordinación entre instituciones públicas para compartir esfuerzos y recursos hacía un fin común y la puesta sobre la mesa de ideas para la mejora de la educación vial destinada a personas mayores. Desde nuestro punto de vista, la reunión resultó bastante fructífera en cuanto a la generación de ideas y medios en pro de la seguridad de este colectivo. Esperamos seguir aportando y creciendo como grupo de trabajo en futuras reuniones.


Día Mundial de la poesía. 21 de marzo

PoesiaHoy se celebra el Día Mundial de la poesía, y desde la Asociación Española de Psicogerontología queremos compartir esta obra de José Saramago donde reivindica una vejez libre, sin prejuicios, sin atender a un número que determine una incapacidad y con la convicción de estar en su mejor momento. 

 

 

POEMA SOBRE LA VEJEZ 

Por José Saramago 

Qué cuántos años tengo? Qué importa eso ! 

¡Tengo la edad que quiero y siento! 

La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso. 

Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso o lo desconocido… 

Pues tengo la experiencia de los años vividos 

y la fuerza de la convicción de mis deseos. 

¡Qué importa cuántos años tengo! 

¡No quiero pensar en ello! 

Pues unos dicen que ya soy viejo, 

y otros “que estoy en el apogeo”. 

Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, 

sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte. 

Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso, 

para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos,
rectificar caminos y atesorar éxitos. 

Ahora no tienen por qué decir: ¡Estás muy joven, no lo lograrás!… 

¡Estás muy viejo, ya no podrás!… 

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, 

pero con el interés de seguir creciendo. 

Tengo los años en que los sueños, 

se empiezan a acariciar con los dedos, 

las ilusiones se convierten en esperanza. 

Tengo los años en que el amor, 

a veces es una loca llamarada, 

ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada. 

y otras… es un remanso de paz, como el atardecer en la playa… 

¿Qué cuántos años tengo? 

No necesito marcarlos con un número, 

pues mis anhelos alcanzados, 

mis triunfos obtenidos, 

las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones truncadas… 

¡Valen mucho más que eso! 

¡Qué importa si cumplo cincuenta, sesenta o más! 

Pues lo que importa: ¡es la edad que siento! 

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos. 

Para seguir sin temor por el sendero, 

pues llevo conmigo la experiencia adquirida 

y la fuerza de mis anhelos 

¿Qué cuántos años tengo? 

¡Eso!… ¿A quién le importa? 

Tengo los años necesarios para perder ya el miedo 

y hacer lo que quiero y siento!!. 

Qué importa cuántos años tengo. 

o cuántos espero, si con los años que tengo, 

¡¡aprendí a querer lo necesario y a tomar, sólo lo bueno! 

Cierro como siempre, … “y a seguir pataleando…, porque no hay de otra ! 

 
FUENTE: https://www.elsiglodetorreon.com.mx/blogs/mottivare/2201-un-poema-sobre-la-vejez-jose 
Editoras: Clara Henche y Lucía Pardo

« Newer EntriesOlder Entries »
Buscador de noticias
Categorías

SUSCRÍBETE Y ESTARÁS AL DÍA DE NUESTRAS NOVEDADES ;-).

 
 
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Al utilizar nuestra página web usted acepta esta situación. En caso de no aceptarla, por favor, abandone nuestra página web.